El tiempo, Wimpi

Posted by on Abr 3, 2010 in Blog, Literatura | 2 comments

Sacarle la punta al lápiz con una tijera y lustrarse los zapatos con la colcha, son cosas que el tipo hace a cada rato. Sacar tornillos con una uña y rascarse la oreja con un fósforo, también. El tipo tiene una práctica de la vida, que es lo que le da la llamada experiencia. Pero carece de una teoría de la vida, que es lo que le permitiría reunir en cualquier momento todos los recursos para afrontar con éxito a cualquiera que fuesen el enojo, la pena o el miedo. El teórico es el tipo que desde que el perro era niño lo acostumbró a no acucharse en las sillas del comedor. El práctico es el tipo que, habiendo descuidado (para no perder el tiempo) la educación del perro, cuando lo ve en la silla le tira con algo y rompe el florero. El teórico es el que elige la ballenita del tamaño del cuello, y el práctico es el que rompe la larga, sin tener en cuenta que después resultará corta para otro cuello más alto, dando motivo a la frustración del intento de erguirlo con la ballenita mutilada,o un inútil y antiestético pataleo. El tipo no ha logrado aún la baquía que le facilite el manejo de las cosas, ni su propio manejo. Estruja el tubo de la pasta de dientes creyendo que así “hace más rápido”, sin recordar que la próxima vez tendrá que extraer la pasta con una horquilla. Se saca los zapatos sin desatar (“para hacer más pronto”, y a la mañana siguiente, para desatarlos en el aire emplea un tiempo cuatro veces mayor del que hubiese empleado dasatándoselo puestos. Siempre ha sido más fácil manipular un zapato relleno que uno hueco.El tipo vive en borrador, dispusto a pasarse en limpio al día siguiente. Pero, como al día siguiente no tiene tiempo, en vez de ir puliendo horas que agracien, luego, al agazapado recuerdo, va amontonando escombros, que ha de dificultar a la siguiente tentativa. No tiene noción del tiempo. Cuando el tipo es lerdo dice: “hay que darle tiempo al tiempo”; y el tiempo pasa, entonces, inútilmente por el tipo. Cuando el tipo es nervioso dice: “hay que aprovechar el tiempo”; pero como lo llena de empujones, de surmenages, es él, de esta manera, quién pasa inútilmente por el tiempo. Cuando el tipo no hace nada dice que está “haciendo tiempo”. Pero si cuando no hace nada, “hace tiempo”, ¿cómo es que le falta tiempo cada vez que lo necesita? El tiempo es la dimensión fundamental del tipo. Es el medio maravilloso a través del cual el tipo dura. No es el cambio el que es producido por el tiempo, sino que es...

Read More

RETRATO ESTILO PRIMAVERA-FIN DE SIGLO VEINTE ( SPRINT-FIN-DU-SIEGLE)

Posted by on Ene 23, 2010 in Blog, Literatura | 0 comments

Paqco Belaunde nació un día perfectamente normal y murió, de manera irremediable, otro día absolutamente vulgar. Esto no tiene nada de interesante como que éstas dos anécdotas son superadas, sin excepción, por todos los vivos y los muertos respectivamente. Lo notable para nuestra historia fue el intermezzo de vida de Paqco.[1] No encuentro palabras actuales para definir a Paqco. Espero me perdonen por abusar de ustedes e insertar (Esta sí es una palabra del siglo XXI) un par de períodos un poco decimonónicos. Paqco era por definición (Y la definición era suya); un perfecto y arquetípico libertino estilo ‘siglo veinte’. Es decir, con la cáustica y constructiva ironía del siglo dieciocho, la romántica ensoñación del diecinueve, el placer por el escándalo de la ‘Belle epoque’ y un desesperado amor por las mujeres actuales (Su target abarcaba de los dieciocho a los cuarenta año, pero estas últimas ‘había que cocerlas con un hervor‘). Físicamente Paqco era como cualquier argentino; es decir, europeo. Su testa (porque Paqco tenía testa y no cabeza) era de un rubio adecuadamente revuelto, oscurecido por los aires del rio de la plata. Sus ojos claros irradiaban una picardía infantil que se enjuagaba en un brillo salobre casi pervertido. Su nariz, según él, perfectamente romana y su sonrisa entre segura, amenazante y tierna no eran de esas que uno encuentra una sola vez en la vida. Es más, la mayoría de los argentinos posee al menos una de ellas (la nariz, por lo menos es usada por casi todos menos, lógicamente, por la muerte: “esa vil desnarigada”). Lo importante en Paqco era el conjunto. Y sobre todo la fuerza vital que ponía en movimiento semejante maquinaria. Eso era único. Y de un efecto arrollador. Una pintura, aún una de Delacroix, no haría sino reflejar su lado vulgar y vano, e incluso mi intento peca por excesivamente somero. Y es que en el hombre lo importante es el movimiento, eso es lo que lo transforma en individuo. Lo demás es caricatura o idealización, que viene a ser lo mismo. Y la palabra con todos sus “metalenguajes” y complejidades modernas no hacen sino homogeneizar y reducir. El arte, en cuanto a su función descriptiva, es infinitamente inferior a la naturaleza. Sólo se eleva por sobre ella, o al menos la alcanza, cuando es invención. Cuando es comunión con la naturaleza. Esta digresión que parece tan ridículamente hegeliana (esto en realidad es un pleonasmo) tiene su razón de ser. En realidad, estoy tratando de evitar, y ya estoy desesperando de lograrlo, que el típico lector de novelas estilo Sidney Sheldon se imagine que estoy describiendo a un play boy. Nada mas lejos de Paqco que un play boy. ************************************************** Existen...

Read More

La Frontera entre el cielo y el infierno

Posted by on Ene 19, 2010 in Blog, Literatura | 0 comments

Matiz de blanco sobre blancoBlanco sin luz blanco oscuroBlanco de miedoBlanco fríoBlanco de traición a la traiciónEstéril, silencioso blancoLleno de elocuenciaBlanco de culpable absueltoCon sus culpas en blancoCon la mirada en blancoBlanco de vacío en los ojosCon olor y sudor blancoMente en blancoMoral blancaCon el prontuario blanqueadoLa voz blanca de discurso en blancoCondenado a la blancuraDe una eternidad blancaLa línea entre el cielo y el infiernoEl límite interdemiúrgicoEs una frontera blanca como un soplo polarBlanco como la...

Read More

Genealogía natural del amor

Posted by on Ene 19, 2010 in Blog, Literatura | 5 comments

¿Viste alguna vez amarse a dos palomas? Voy a describírtelo: Esta escena puede suceder en cualquier cornisa, cualquier terraza o techo de la ciudad. Pero si te interesa comprenderlo profundamente, tenés que verlo un mediodía soleado de primavera (si es sábado, mejor) e imaginándote que se trata de una metáfora en la cual, la naturaleza está hablando de vos. Todo esto es tan lírico que da lástima pasar a lo biológico. Una paloma tordilla se acurruca a tomar sol sobre una cornisa de tejas francesas que se encuentra justo delante de mi ventana. Mi ventana da a un contrafrente. El ambiente es íntimo, gris; y el vértico de los ocho pisos hacia abajo, excita. En picada, por detrás del sol, quizás como una táctica para no ser visto hasta que sea demasiado tarde, cae un palomo. Ella lo ve, se sorprende, pero lo oculta; finge indiferencia. El palomo se indigna y, orgulloso, hincha su pecho y se pasea alrededor de su dama buscando conquistarla. Ella se incorpora y realiza un amague de huida que termina diluyéndose en unos imaginarios puntos suspensivos hacia el abismo. Gira sobre si misma y evitando mirar a su contrario pasa al lado suyo. Indiferente y distante. Todo llama a la timidez y a la desilusión de nuestro Palomo azul; no hay ningún dato objetivo que le indique alguna probabilidad de éxito. Sólo existe la indiferencia. Pero, ¡ah! la indiferencia, está tan cerca del disimulo. Y el palomo lo sabe. En un instante, gira siguiendo el recorrido de ella, la aborda y busca su boca… ella, sorprendentemente, no rehusa. Éste es quizás el momento de mayor ternura. Y es que la entrega de ella exige, inevitablemente, la retirada del orgullo y la soberbia de él. En este momento sólo existe el amor. Progresivamente, los besos y las caricias se hacen más intensos y apasionados, el cuerpo de ambos se tensa y lo que antes era ternura pura, ahora es violencia y excitación. Luego, como si ambos sin decir palabra hubieran tomado una decisión, se alejan uno del otro. Ella se exiende en el suelo y él la cubre con sus alas, son dos segundos, y es como un vacío técnico después de la voluptuosidad. Finalmente se separan y quedan silenciosos un largo tiempo. Mudos y quietos como dos estatuas en la cornisa. Sorpresivamente él levantará vuelo. Ella se estremece ante lo súbito de la decisión, pero, olvidando su orgullo, le sigue. Éste es el cuadro, y es igual con el género...

Read More

Madres solas de clase media.

Posted by on Dic 28, 2009 in Blog, Ficción, Literatura | 4 comments

Escrito al estilo Thomas de Quincey El siguiente es un ensayo elaborado por el controvertido sociólogo suizo Alejo Seppey en el cual intenta realizar una prospectiva de las estructuras sociales futuras.- Un reciente informe de una consultora norteamericana llama la atención sobre el incremento de madres solteras mayores de 25 años y con un ingreso consolidado. Este dato arroja cierta duda sobre la evolución del concepto tradicional de familia y sobre el viejo paradigma de la madre soltera como “la costurerita que dio aquel mal paso”. Al parecer un segmento creciente de mujeres profesionales, exitosas y heterosexuales está eligiendo de manera libre y voluntaria el construir una familia sin marido. La pregunta es, ¿es éste un comportamiento racional o forma parte de uno de los tantos ‘cul de sac’ que la madre naturaleza le hace recorrer regularmente a sus criaturas? En mi opinión, éste es un comportamiento perfectamente racional. Es más, es una actitud que guarda una total coherencia con lo que, yo creo, es la tendencia en materia de estructura social; el avance del matriarcado. Hace varios años que los indicadores a favor de un avance hacia la supremacía de la mujer se vienen acumulando de manera indudable. Ya hoy, en los Estados Unidos el número de estudiantes de postgrado mujeres supera al de varones. Y ni que hablar de la brecha en las notas entre ambos sexos. La tasa de crecimiento de alta gerencia mujeres supera los dos dígitos mientras que la de los hombres es negativa. Es verdad que, todavía hoy, el salario masculino es superior al de la mujer; pero esto es porque la cantidad de horas de trabajo que dedican las mujeres descontado los tiempos de maternidad es menor. Pero su productividad horaria es mayor lo que hace preveer que si se dedicaran a trabajar más tiempo esto podría cambiar. El matrimonio monogámico fue una consecuencia lógica de la sociedad patriarcal que hemos vivido hasta hoy y estamos abandonando, lógico es entonces que la misma desaparezca junto con la estructura de la que formaba parte. El matrimonio monogámico era funcional a la sociedad patriarcal porque significaba el único medio oficial de establecer la paternidad del hijo. Es cierto que el matrimonio poligámico al estilo árabe o mormón también lo preservan pero esto hubiera sido un retroceso demasiado significativo para la mujer occidental y, además el costo hubiera sido prohibitivo para amplios sectores de la sociedad. El asunto es que el advenimiento de la mujer a la conducción de la humanidad ha venido acompañada del abandono del rol del hombre como proveedor y como sostén del hogar. Cuando yo era soltero siempre me veía mi mismo como un buen padre pero un pésimo marido. Frente...

Read More

EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS

Posted by on Nov 27, 2009 in Blog, Literatura | 1 comment

Mensaje de Mario de Andrade (Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño) “Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.No tolero a maniobreros y ventajeros.Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…Sin muchas golosinas en el paquete…Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.Que sepa reír de sus errores.Que no se envanezca con sus triunfos.Que no se considere electa antes de hora.Que no huya, de sus responsabilidades.Que defienda la dignidad humana.Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas…Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora he comido.Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera...

Read More