Sisypheum

Posted by on Sep 25, 2010 in Blog, Filosofía | 0 comments

Sísifo y su tarea Sisífo junto a Prometeo son las figuras de la mitología griega que representan a la humanidad. Son personajes astutos que desconfían de los dioses y que prefieren la precaria y transitoria vida humana a todo el poderío inmortal del Olimpo. Prometeo es un Titán que desafía a los dioses y entrega el fuego a los hombres. El fuego es la posibilidad de progreso para la humanidad.Prometeo significa, ‘el que prevee’. Sisífo engaña a todo el Olimpo y hasta a la muerte misma. Elige siempre estar con los hombres antes que codearse con los dioses. Finalmente, Sisífo es derrotado y desterrado al infierno, condenado a subir una piedra hasta la cima sólo para verla caer nuevamente en al atardecer y reiniciar su tarea. Albert Camus toma esta parábola para representar el absurdo de la vida humana y reflexionar sobre el suicidio y la vida. Recorre el pensamiento moderno mostrando como el hombre se hace trampa frente a la evidencia de un mundo sin sentido ni moraleja. Como, el supuesto ateísmo de algunas ideas, sólo enmascara la adoración a otros dioses. El hombre está sediento de respuestas, pero lo cierto es que casi siempre yerra en la pregunta. Sísifo, no era una persona ética como la entenderíamos ahora, no era un hombre cabal. Astuto hasta la fábula del mito, inescrupuloso, fue considerado en Grecia el protector de los ladrones. También se decía que había sido el padre verdadero de Odiseo (hay varias historias de como su Odiseo fue concebido). Sisífo tiene un momento de su vida que lo define verdaderamente. Encuentra en su camino a Asopo, padre de Egina que había sido raptada por Zeus. Asopo pregunta a Sísifo por su hija y éste, que sabía del rapto promete darle información a cambio de que de agua para Corinto, su ciudad. Debiendo optar, Sísifo elige a los suyos antes que a los dioses y eso marca su destino. Alguien podrá decir, con lenguaje marxista, que Sísifo fue un oportunista con conciencia de clase. O en jerga cristiana, que sentía más a su prójimo. Esas son abstracciones para Sisífo. Para él, la vida son decisiones del momento, de acuerdo a los intereses sobre su vida. No existe el más allá, no hay moraleja, no hay definiciones. Sólo existe su vida, esa piedra absurda que, sin embargo, lo llena. Albert Camus termina su ensayo con estas palabras que a mí siempre me han ayudado a sonreír en un mundo sin Dios. “En el universo vuelto de pronto a su silencio se alzan las mil vocecitas maravillosas de la tierra. Llamamientos inconscientes y secretos, invitaciones de todos los rostros constituyen el reverso necesario y el premio de la victoria. No...

Read More

Las enseñanzas de 1984

Posted by on Sep 11, 2010 in Blog, Política | 6 comments

George Orwell es de esos escritores que cuando uno los lee se quedan en la mente durante toda la vida. Periodista, inglés, de izquierda, que anduvo del lado republicano durante la guerra civil española se volvió virulentamente antiruso y eso lo arrastró, naturalmente, a las filas del liberalismo que es donde abrevan las almas enamoradas de la búsqueda de la verdad y de las causas perdidas. En 1943 escribió “Animal Farm“, conocida en Argentina como “Rebelión en la Granja“, un libro que fabula la experiencia soviética, escrito en plena segunda guerra mundial. Fue obviamente rechazado por cuatro editores hasta que, en 1945 cuando los tiempos cambiaron pudo ser publicado. En 1971 fue descubierto el manuscrito del prólogo titulado “La libertad de prensa“. En él se puede sentir la amargura de quien tenía cosas valientes para decir y debió enfrentar, para ello, a la sociedad. Ese prólogo tiene, a mi entender, la mejor defensa a la libertad de prensa jamás escrita. Déjenme abusar de ustedes citando dos párrafos: “Pero la “libertad”, como dice Rosa Luxemburgo, es Libertad para los demás”. Idéntico principio tienen las palabras de Voltaire: “Detesto lo que dices, pero defendería hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Si la libertad intelectual ha sido -sin duda alguna- uno de los principios básicos de la civilización occidental, o no significa nada o significa que cada uno debe tener pleno derecho a decir y a imprimir lo que uno cree que es la verdad, siempre que ello no impida que el resto de la comunidad tenga la posibilidad de expresarse por los mismos inequívocos caminos”. Luego cierra: “Si la libertad significa algo, es el derecho a decirles a los demás lo que no quieren oír“. La potencia y lucidez de su “Animal Farm” se vuelve sombría y gris en “1984“. Escrita a comienzos de la guerra fría, en 1948, formó parte de una serie de publicaciones de la época en donde la literatura ensayó distintas visiones del futuro. Las más perdurables fueron “El mundo feliz” de Aldous Huxley y esta novela que retrata con la sordidez de quien ha vivido la privación en carne propia un futuro de estancamiento y pobreza planificados. Recuerdo que al terminar el libro anduve como drogado por unos días sin saber que cosa era la realidad. El final es terrible. No sólo por la crudeza de las torturas sino por el debate sobre la verdad y por el objetivo final del estado totalitario. Ellos no quieren que obedezcas ellos quieren que los ames. El libro está escrito por un profundo conocedor de las prácticas totalitarias. Prácticas que pueden verse registradas tanto en la Italia fascista como en la Alemania nazi, en la Rusia soviética o...

Read More