Martín pescador

Posted by on Abr 17, 2010 in Blog, Poesía | 1 comment

Notorios gnósticos arrebatarona sus padres maniqueos aquel juego(los niños lo practican desde luego)Martín Pescador, creo, lo llamaron Martín Pescador, millones ya pasaronmuriendo por demiurgos de agua o fuego.Millones ya pasaron, siempre ciego,el mundo avanza por los que callaron. Dialéctica falaz, juego terrible;farsa sicaria de las libertades,cesárea vocación por lo infalible. Parece péndulo pero es espada,es argumento más no son verdades,lo llaman fe siendo alma...

Read More

Hablemos de inflación

Posted by on Abr 13, 2010 in Blog, Economía | 1 comment

“Nosotros queremos ahorrar todos los días,y todos los días necesitamos más”“Aquel papel en vez de oro y perlas,es tan cómodo, uno sabe lo que tiene”.“Imprimamos entonces toda la nochediez, treinta, cincuenta, cien, están listos.No se imaginan qué bien le hizo al pueblo”.Wolfgang Goethe, Fausto II Me gusta jugarla de ortodoxo, entre otras cosas, porque la vida me ha demostrado que -la mayoría de la veces- los ortodoxos tienen razón. La ortodoxia puede no ser siempre la verdad, pero siempre es la que tiene los mejores argumentos. Y esto es así, porque es la posición que ha tendido más tiempo para construir su estrategia de defensa. En cuanto a la inflación, la ortodoxia es muy clara; siempre y en todo lugar que exista un fenómeno inflacionario, se verifica un proceso de expansión monetaria, se emite dinero de más. Es interesante notar que no existe doble implicancia, esto es, puede darse la emisión monetaria sin la presencia de inflación. Este hecho hace que mucha gente se niegue a aceptar la primera premisa, asignándole la causa de la inflación a la especulación de comerciantes voraces en su afán de lucro. Mirar las consecuencias como causas de inflación y ha tenido gran aceptación como argumento en casi todos los gobiernos de la historia desde los romanos hasta Chavez, pasando por Napoleón, Luis XIV, Mussolini y Carter. Este argumento tiene un grano de verdad que debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar la inflación como fenómeno financiero sobre el cual tomaremos decisiones que van a afectar nuestra riqueza. Los empresarios y comerciantes fijan el precio más alto que puedan, esto es el que les permite obtener el mayor ingreso. Si aumentan su precio por encima de este valor, su ingreso se va a ver afectado porque van a facturar menos. Entendiendo este comportamiento (muy humano por cierto), ahora podemos investigar que pasa por el cerebro de quien debe fijar un precio cuando por algún motivo su demanda aumenta. El panadero ve que vende más pan y no sabe, porque no tiene todos los datos de la economía si esto se debe a que hay un aumento genuino de riqueza producido por un mayor crecimiento económico o si este incremento se debe que el gobierno está emitiendo dinero para pagar sus cuentas. Si fuera lo primero, la mejor estrategia sería agrandar la panaderia para producir más pan; si se trata de lo segundo, lo conveniente es aumentar los precios. Es una desición difícil porque si invierte; y la causa es la emisión, la mayor producción no será colocada en el mercado y su inversión no será rentable. Y si aumentara los precios; y lo correcto era invertir, perderá mercado frente a la...

Read More

TANGO

Posted by on Abr 4, 2010 in Blog, Poesía | 0 comments

Tauras, paicas, percantas y gavionescafé, amigos, duelos y entreverosfarra, venganzas, llanto de varonespebetas y malevos pendencieros. Bulines, conventillos y pensionesmistongos sueños, patios con aleroyen calles empedradas de intensionesesquinas, barras, fútbol y burreros.- Cínico misticismo resentidode un engañado engañador creídocreador con su torpeza de desaires. Dioses ciegos que miran de reojocon su justicia de amistad y enojo:eso es el tango. También Buenos...

Read More

El tiempo, Wimpi

Posted by on Abr 3, 2010 in Blog, Literatura | 2 comments

Sacarle la punta al lápiz con una tijera y lustrarse los zapatos con la colcha, son cosas que el tipo hace a cada rato. Sacar tornillos con una uña y rascarse la oreja con un fósforo, también. El tipo tiene una práctica de la vida, que es lo que le da la llamada experiencia. Pero carece de una teoría de la vida, que es lo que le permitiría reunir en cualquier momento todos los recursos para afrontar con éxito a cualquiera que fuesen el enojo, la pena o el miedo. El teórico es el tipo que desde que el perro era niño lo acostumbró a no acucharse en las sillas del comedor. El práctico es el tipo que, habiendo descuidado (para no perder el tiempo) la educación del perro, cuando lo ve en la silla le tira con algo y rompe el florero. El teórico es el que elige la ballenita del tamaño del cuello, y el práctico es el que rompe la larga, sin tener en cuenta que después resultará corta para otro cuello más alto, dando motivo a la frustración del intento de erguirlo con la ballenita mutilada,o un inútil y antiestético pataleo. El tipo no ha logrado aún la baquía que le facilite el manejo de las cosas, ni su propio manejo. Estruja el tubo de la pasta de dientes creyendo que así “hace más rápido”, sin recordar que la próxima vez tendrá que extraer la pasta con una horquilla. Se saca los zapatos sin desatar (“para hacer más pronto”, y a la mañana siguiente, para desatarlos en el aire emplea un tiempo cuatro veces mayor del que hubiese empleado dasatándoselo puestos. Siempre ha sido más fácil manipular un zapato relleno que uno hueco.El tipo vive en borrador, dispusto a pasarse en limpio al día siguiente. Pero, como al día siguiente no tiene tiempo, en vez de ir puliendo horas que agracien, luego, al agazapado recuerdo, va amontonando escombros, que ha de dificultar a la siguiente tentativa. No tiene noción del tiempo. Cuando el tipo es lerdo dice: “hay que darle tiempo al tiempo”; y el tiempo pasa, entonces, inútilmente por el tipo. Cuando el tipo es nervioso dice: “hay que aprovechar el tiempo”; pero como lo llena de empujones, de surmenages, es él, de esta manera, quién pasa inútilmente por el tiempo. Cuando el tipo no hace nada dice que está “haciendo tiempo”. Pero si cuando no hace nada, “hace tiempo”, ¿cómo es que le falta tiempo cada vez que lo necesita? El tiempo es la dimensión fundamental del tipo. Es el medio maravilloso a través del cual el tipo dura. No es el cambio el que es producido por el tiempo, sino que es...

Read More

El universo piensa

Posted by on Abr 1, 2010 in Blog, Filosofía | 5 comments

“El primer “muchachos qué tallarines les serviría!”, un verdadero impulso de amor general, dando comienzo a la vez al concepto de espacio y al espacio propiamente dicho, y al tiempo, y a la gravitación universal, y al universo gravitante, haciendo posibles millones de soles, y de planetas, y de campos de trigo, y de señoras Ph(i)Nk dispersas por los continentes de los planetas que amasan con los brazos untados y generosos y enharinados y desde aquel día perdida y nosotros llorándola”. Italo Calvino (Cosmicómicas) ¿Qué es pensar? Pensar es realizar especulaciones sobre la realidad, es conjeturar, teorizar. Creemos que sólo piensa el ser humano y en virtud de ello nos sentimos diferentes al resto de la naturaleza. Además pensamos para tomar decisiones. Pensamos para actuar. Supongamos que nos damos cuenta que tenemos hambre y que sería una buena idea irnos hasta la panaderia de la otra cuadra a comprar unas facturas. He aquí un pensamiento simple y una solución directa. Tomamos la llave y cuando vamos a abrir la puerta suena el teléfono, atendemos y perdemos 5 minutos en una conversación trivial, cortamos. Vamos a tomar el ascensor y no funciona; debemos bajar por escalera… Y así, varias alternativas se cruzan por nuestro caminos demostrando que llevar el pensamiento a la acción requiere un ingrediente nada desdeñable, la voluntad. Cada curso de acción que pensamos es influenciado, corregido, desviado y, a veces bloqueado por millones de otras decisiones tomadas por otros seres humanos y por millones de fenómenos no humanos que se atraviesan y lo afectan. Aún cuando nuestro pensamiento tuviera la capacidad de anticipar mediante complejos modelos de decisión la mayoría de estos fenómenos; la anticipación misma influiría en muchos de ellos, modificándolos a su vez. La trayectoria del pensamiento original “ir a la panadería” es modificado por la realidad al punto de enriquecerlo de manera aleatoria dándole a esa línea recta imaginaria, la forma de un “electrocardiograma”. Una trayectoria de ese tipo se comoce como “recorrido aleatorio” y es el camino (podríamos llamarla también la forma geométrica) más común en la naturaleza. De hecho el movimento natural por excelencia es ese y se encuentra tanto a nivel microscópico como a nivel macroscópico. Ahora bien, nuestro pensamiento como especulación es muy simple. Podría decirse que forma parte del reino arquetipos de Platón. Pero en el momento en que lo llevamos a la acción ha tomado un recorrido muy parecido al que toman las cosas que “no piensan”, las cosas de la naturaleza. Si aceptamos que el fenómeno de la acción humana es la consecuencia del pensamiento humano, la acción no humana que describa una trayectoria análoga podría tener el mismo origen. Podríamos decir que la acción del mar...

Read More