los héroes globales

Posted by on Dic 16, 2009 in Blog, Economía | 4 comments

Síntesis y comentarios sobre un informe de “The Economist” sobre emprendedorismo A pesar de la crisis mundial, el emprendedorismo disfruta de un renacimiento alrededor del mundo. La aspiración de los emprendedores no es sólo hacerse rico; ellos quieren jugar un rol importante en el forjamiento de un nuevo mundo. El emprendedorismo es una fuerza poderosa tanto para hacer el bien como para obtener resultados (for doing good as well as doing well). En 1942 Joseph Schumpeter dio la alarma sobre los peligros de la burocratización del capitalismo y la posibilidad de matar el espíritu emprendedor.En vez de tomar los riegos de la “destrucción creativa”, los economistas keynesianos aunaron a las grandes corporaciones con los grandes gobiernos, afirmando que podían proveer orden y prosperidad. Las perspectivas han cambiado y todo hace suponer que los emprendedores schumpeterianos están una vez más, conectándose por el globo.Desde la revolución reaganeana-teacheriana de los ochenta, los gobiernos de casi todas las ideologías han abrazado el entrepreneurismo.Reforzado por una creciente infraestructura de universidades y capitalistas de riesgo y corporizado por salvajes héroes de negocios populares, la actividad emprendedora necesita transformarse significando más una creación creativa que una destrucción creativa. El mayor productor de emprendedores en el mundo sigue siendo los EEUU, pero desde allí se ha esparcido por casi todo el mundo su evangelio. La globalización del emprendedorismo está ganando competitividad para todos, particularmente en el mundo rico. Los emprendedores pueden surgir de casi cualquier lugar, incluyendo las alguna vez cerradas China e India. Muchos de ellos alcanzan los mercados globales gracias al desplome de los costos de la revolución del ITC. Para mucha gente el término emprendedor significa simplemente que alguien empieza un negocio, desde un local en una esquina hasta un high-tec start up.Existe una definición más restringida y es la de alguien que ofrece una solución innovativa a un (frecuentemente desconocido) problema. Un emprendedor no se define por el tamaño de la empresa sino por el acto de la innovación. Esta definición tiene un impresionante pedigree intelectual comenzando por Schumpeter. Peter Drucker, el distinguido gurú del management, lo definió como alguien que “desordena y desorganiza”, “el emprendedor innova”, dice. “La innovación es el instrumento específico del emprendedor”. William Baumol uno de los economistas claves en este campo, lo describe como “el atrevido e imaginativo desviador de los patrones y prácticas de negocios ya establecidas”.Howard Stevenson, el hombre que más hizo por promover el estudio del emprendedorismo en el Harvard Business School, lo definió como “la persecución de oportunidades más allá de los recursos que usted actualmente controla”. El emprendedor innovativo no sólo es más interesante que su tipo replicativo. También tiene más peso económico porque genera más empleo. El emprendedorismo está lleno de...

Read More

Menades y vestales

Posted by on Dic 13, 2009 in Blog, Ficción | 1 comment

Tocamos el timbre suavemente, como una sutileza. Y el ruido que se generó nos hizo comprender el temperamento histérico de ciertas mujeres que viven solas. Abrió Carola. Nos hizo pasar, nos sirvió un café y se disculpó porque su hermana no estaba lista. –“No tiene arreglo -dijo- podés decirle que vas a pasar a buscarla a las tres de la mañana para no tener que esperarla pero la vas a tener que esperar igual. Pareciera que lo hace a propósito.” “Sí, qué interesante” -la voz de Julián preludiaba algo raro ya que el comentario de Carola no merecía tanta atención. Quizás por eso ella se sorprendió. “Pareciera que lo hace a propósito, -dijo Carola como buscando agregar algo- como si hubiera esperado que ustedes llegaran para empezar a arreglarse”. –“Como si buscara que la imaginásemos vistiéndose” -Completó Julián- “Muy amable de su parte”. –“Cómo es eso?”–“Claro, -dijo Julián con calma- hay ciertos temperamentos femeninos que sólo viven para provocar reacciones en los hombres. Estas mujeres son incapaces de imaginar entre ambos otra relación que no implique una tensión de sexualidad, sea ésta de atracción o de rechazo. En este caso, Luisa provocó en mí una agradable sensación de atracción. ¿No sé en vos, Carlos?” –“No había pensado en eso realmente, pero ahora que lo decís, creo que mis ojos experimentaron una grosera y poco educada inclinación hacia el cuarto de las chicas.” Todo esto dicho por mí de la manera más aparatosa y afectada de que soy capaz, para dar pie a Julián a continuar con su exposición. Y ya el efecto se había logrado. Carola estaba inevitablemente interesada en el tema. Y del tema a Julián sólo había un paso. –“¿Quieren decir que Luisa tarda por ustedes? -agregó nuestra carnada- ¿Para seducirlos?” –“No lo dijimos nosotros, -aclaró Julián- lo dijiste vos: ‘parece que lo hace a próposito’. Lo que yo sostengo es que si ella lo hiciera a propósito, podría decirse que pertenece al tipo de mujer que yo llamo Ménade.” La mirada de Carola se dirigió hacia mí como pidiendo algún tipo de aclaración. Y no era para menos, la palabra Ménade suena a insulto exótico, por eso me vi obligado a adoptar una actitud erudita y explicar: -“Ménades, Carolita, no es ninguna mala palabra en algún idioma antiguo, ni tampoco significa nada malo para tu hermana. Las Ménades fueron simplemente las nodrizas de Dionisios, dios de la naturaleza, la uva, el vino y la embriaguez para los griegos. Y estas señoritas, todas de buena familia, rendían honor a su dios a través de fiestas que se llamaban bacanales.“ -“Pequeño Larrouse Ilustrado.” – agregó Julián como reprochándole su falta de lectura- –“O Espasa y Calpe -le retrucó...

Read More

La tragedia disfrazada.

Posted by on Dic 11, 2009 in Blog, Ficción | 2 comments

“La amistad más profunda y exquisita se siente herida amenudo por el pliegue de un pétalo de rosa”. Ducis “Tengo edad suficiente como para ser padre doce veces, he desperdiciado tantos años de mi vida que puedo considerarme una persona con experiencia. Me he equivocado tanto y me han hecho sufrir el rídiculo tantas veces que me he hecho insensible a todo aquello que venga rotulado como ‘espiritual‘; es más, creo tan poco en las llamadas virtudes humanas como en las buenas intensiones de mis amigos cuando me aconsejan ‘por mi bien’ “. “No puedo leer un texto sentimental, el Werther, por ejemplo, sin que me arranque los más amargos sarcasmos. En definitiva, mi sentido del humor es tan destructivo que creo que el día que decida suicidarme me bastará con ejercitarlo frente al espejo. Forma limpia y elegante de morir; riendo ante la propia miseria.” Éste es un pequeño compedio antológico tomado de manera aleatoria del monólogo que desplegó Julián en el período que se sucedió desde que bajó del avión hasta que terminamos de almorzar. Yo lo escuchaba atentamente y guardaba sus palabras en mi memoria pero para pensarlas más tarde. No se por qué durante todo ese tiempo no pude dejar de pensar en una frase que se me ocurrió ni bien lo ví entrar al salon del aeropuerto. Un pensamiento sobre lo arbitrario de los juicios acerca de lo bueno y lo malo. Una idea triste… Pensaba (pensé en aquel momento y lo sigo pensando hoy) que la amistad es una tragedia disfrazada de gran beneficio. Cuando uno obtiene un amigo de verdad (y es cierto que esto es harto díficil) se hecha sobre sus espaldas una carga tan díficil de mantener como esos elefantes blancos que el rey de Siam regalaba a sus súbditos demasiado poderosos para obligarlos a abandonar el país. Por supuesto que el lector sabe de que estoy hablando, pero voy a aclaralo con una disgresión por si acaso algun temerario se ha acercado a este libro e intenta comprenderlo. En el antiguo reino de Siam (no pienso ubicarlo geográficamente porque creo que sería una falta de respeto incluso para quienes no son mis lectores), su monarca acostumbraba regalar a aquellos súbditos que habían adquirido un poder peligrosamente grande un elefante blanco. Este presente tirio de parte del rey siamés escondía la secreta intensión de deshacerse del súbdito indeseable. El regalo era tan caro de mantener que nadie podía costearlo sin perder sumas significativas que lo arrastraban más tarde o más temprano al ostrasismo o a la ruina. Era un regalo al cual se había hecho acreedor por sus buenos servicios, se lo llamaba regalo, nadie podía decir que no lo...

Read More

Amor y cálculo soneto sobre un rostro que debió ser renacentista

Posted by on Dic 8, 2009 in Blog, Poesía | 1 comment

El tema de un poema de Petrarca, La imagen de una Venus de Tiziano,Fanático, completo, duro, arcanoEncuentro al arquetipo que te abarca La luna intempestiva te remarcaEl sello de grandeza veneciano‘Dogueza’ de un católico-paganoVirago ser de virgen heresiarcaPaciencia en la pasión es tu fineza.Cual Roma eres loba: madre y fiera.Mar eres. Tierra eres. Lago y monte. Enigma transparente en su nobleza,Tu alma es un infierno toda enteraDelante va la idea, tu Caronte.- Foto: Mujer de Perfil: Claudio...

Read More

No hace falta una decada

Posted by on Dic 8, 2009 in Blog, Política | 0 comments

En agosto de 1943, Luis Einaudi, -quien luego sería presidente de Italia y uno de los artífices de la recuperación de la posguerra- escribía un artículo titulado “No se necesitan decenios”. En el mismo, se quejaba de los agoreros que ponían en términos temporales la recuperación económica de su país y sostenía que las recompensas por resolver los problemas no tardan nada, desde el momento en que se liberan las fuerzas creadoras de los empresarios. “¿Por qué muchos están desanimados pensando en los decenios de trabajo duro necesario para rehacerse un lugar en el mundo? – preguntaba Einaudi en su artículo – Porque se piensa que la recuperación, la vuelta al bienestar, son posibles solamente gracias a elementos materiales, a la formación de nuevos capitales, a los préstamos amplios de dineros o mercancías desde el exterior.” La clave del crecimiento, sostenía Einaudi, no estaba en los bienes materiales que son importantes aunque no esenciales, sino en las condiciones necesarias para que los generadores de empresa puedan operar: “Si los hombres pueden confiar en el porvenir; si saben que las leyes en vigor no cambiarán, sino después de una libre y larga discusión, a la que todos tienen acceso; si saben que las leyes vigentes no pueden ser modificadas por el arbitrio de un jefe, y deben ser aplicadas según la interpretación de un magistrado independiente; entonces, estén seguros que los aportes materiales para la reconstrucción del país acudirán de todos lados, del interior y del exterior.” Son las reformas institucionales y el cumplimiento de la ley lo que motoriza el crecimiento y atrae al capital material. Con la creación de estas condiciones el crecimiento se da con facilidad y el empleo empieza a crear riqueza, sin el imperio de la ley lo único que logra el gobierno es contener una pobreza creciente a través de programas donde se reparten mendrugos. Esta realidad lo fue tanto para Italia, como para todos los países europeos luego de la Segunda Guerra Mundial. También lo fue para la Argentina de la hiperinflación, y la regla es general para cualquier país sumido en una crisis terminal: el camino de la recuperación puede iniciarse en este instante, sólo basta ponerse a trabajar en la dirección correcta. El tiempo no es una pasiva concatenación de minutos, no es simplemente un devenir de fuerzas ciegas que hacen que las cosas sucedan ante nuestros ojos. El tiempo es construcción diaria de la voluntad, y depende de su utilización, los resultados que obtendremos. Tampoco se requiere de complejas ingenierías ni de enormes gestos patrióticos. Cuidémonos de los que inflan sus discursos con palabras como patriotismo, sacrificio o piden grandes esfuerzos, pueden apostar a que ningún renunciamiento surgirá de ellos....

Read More